UNA PROPUESTA CREATIVA, ALEGRE Y DINÁMICA CON UN RECORRIDO POR LOS DIFERENTES LENGUAJES EXPRESIVOS QUE CONVOCAN A LOS MÁS PEQUEÑOS/AS.
UNA EXPERIENCIA QUE INVITA A LAS FAMILIAS A SUMARSE AL JUEGO CREATIVO Y AFECTUOSO EXPLORANDO UN UNIVERSO DISPARATADO EN LA LUNA.

PARA GENTE DE 2 AÑOS

¡Algo pasó en la luna!
¡Y nosotros iremos a ver de qué se trata!

 

Seremos astronautas y exploradores/as, seremos amigos/as de los animales, seremos nave y lluvia, ¡porque todo puede suceder en la luna!

La propuesta está diseñada en tres cortos bloques de juego respetando el tiempo de atención de los chicos/as de dos años, con propuestas que invitan a explorar diferentes lenguajes y materiales cada vez. Siempre con un disparatado hilo conductor – ¡algo pasó en la luna! – que servirá como disparador para sumergirnos en el juego simbólico que acompañan y estimulan los actores y actrices ¡y los papás y mamás que quieran sumarse, claro!

Dentro del primer bloque encontraremos cientos de ladrillos transparentes que encierran un mundo mágico en su interior para explorar y construir individual y grupalmente. Luego bailaremos bajo la lluvia de burbujas para atrapar colores y sonidos.

El segundo bloque nos invita a buscar por nuestro juego lunar pompones de mil colores para que jueguen los caracoles, para esto nos desplazaremos como dragones, como hormiguitas y como ranas saltarinas, recolectando texturas y colores lanares.

La cocina nos espera con masa de suave textura y mini palitos de amasar para darle de comer a los dragones bebé y así seguir viaje.

El último bloque nos recibe entre barcos de papel. La música nos invita a viajar con la serenidad del mar y del juego simbólico, porque al llegar a tierra firme ¡nos espera un baile!, ¡con cintas de colores para desplegar al viento y gritar con alegría: “¡ALGO PASÓ EN LA LUNA, Y NOSOTROS FUIMOS PARTE!”

linea_puntos_celeste